Del libro: Fascismo renombrado: exponiendo el Gran Reinicio

Autor: Paul Cudenec

Según la sabiduría imperante, cuanto más produzcamos colectivamente, mejor. Tenemos que seguir fabricando, vendiendo y comprando más y más cosas, no porque las necesitemos, sino porque esto es bueno para el “crecimiento”, para la “economía”, para los “puestos de trabajo” y la “creación de riqueza”.

This image has an empty alt attribute; its file name is degrowth-graph-1-1024x504.jpg
La lección de hoy: extracción interminable de mano de obra y recursos.

Vivimos en una sociedad en la que la cantidad se considera más importante que la calidad.Según la sabiduría imperante, cuanto más produzcamos colectivamente, mejor. Tenemos que seguir fabricando, vendiendo y comprando más y más cosas, no porque las necesitemos, sino porque esto es bueno para el “crecimiento”, para la “economía”, para los “puestos de trabajo” y la “creación de riqueza”.

Esta mentalidad comercial está tan profundamente arraigada en lo que se llama civilización occidental que es aceptada incluso por personas que se consideran de alguna manera “de izquierdas”.Para entender por qué esta perspectiva ha podido calar tanto en nuestra sociedad, quizá tengamos que ir más allá del plano económico y social y fijarnos en la forma en que vemos la propia realidad.

Intentamos vanamente construir una idea del cosmos a partir de nuestra propia conciencia y experiencia personal, que consideramos la única realidad “comprobable”.

Para describir la realidad en su conjunto, de todo tipo y en todas partes, utilizamos el término “el universo”.Todo lo que existe es, por tanto, parte de esa realidad global, de ese universo.El pensamiento moderno no parte de la existencia del universo. Desde que Descartes declaró que pensaba y por lo tanto era, nuestra cultura ha estado mirando las cosas al revés.Intentamos vanamente construir una idea del cosmos a partir de nuestra propia conciencia y experiencia personal, que consideramos la única realidad “comprobable”.

letras de: The One

Before the Earth was born we traveled from the stars
We fell like comets from the universal mind
We fused the elements within the rising sun
We are the north, the south, the east, the west, the one!
All sense of separation, this is your illusion
All sense of segregation, just leading to confusion

La metafísica holística de Plotino, que declaró hace 1.800 años que “el universo es un organismo vivo”, no ha estado muy de moda en los últimos siglos. En nuestra sociedad mecanicista, las categorías se rechazan a menudo como ilusiones o como prueba de una terrible herejía denominada “esencialismo”.

No existe la cualidad de “ser perro”, de ser un perro, se argumenta. En su lugar, sólo hay un montón de criaturas individuales a las que hemos dado la etiqueta de “perro”. No existe la sociedad, podría afirmar un político tan moderno como Margaret Thatcher. Sólo hay un montón de individuos que compiten entre sí. No existe un planeta vivo, sino un montón de “recursos” que pueden dividirse del conjunto para “crear” una gran cantidad de “productos” y “riqueza”.

Un individuo que comprende que es parte de un todo, también comprende que no es más o menos importante que otras partes, que él y las otras partes dependen completamente unas de otras para su existencia y supervivencia.

This image has an empty alt attribute; its file name is moetized-nature-1-1-1024x724.jpg
Naturaleza dividida en unidades

Imagina un pastel. Imagina que cortas el pastel en ocho trozos. ¿Has “creado” los trozos o simplemente has reorganizado algo que ya existía? Ahora imagina que lo cortas en 16 porciones. ¿Significa la mayor cantidad de porciones que hay más pastel o que el pastel es mejor? Cuanto mayor sea el número de trozos, menor será el tamaño de cada trozo. Esto se debe a que estamos hablando de una división, en lugar de una multiplicación.

Si inventamos palabras para describir cientos de “nacionalidades” humanas diferentes no estamos multiplicando nada, sino que estamos dividiendo la especie humana en cientos de grupos.

Estamos dividiendo la unidad de la tarta en ocho o 16 trozos, en lugar de multiplicar un trozo ocho o 16 veces. Lo mismo ocurre cuando tomamos, como punto de partida filosófico, el universo como un todo. Colocamos una cifra “1” en la parte superior de nuestra página y trazamos una línea debajo de ella. Debajo de la línea ponemos toda la “cantidad” de los objetos o conceptos en que se divide esta unidad global.

Dado que se trata de fracciones, cuanto mayor sea el número bajo la línea, menor será la parte individual que denote. Y sea cual sea el número que coloquemos debajo de la línea, el de arriba sigue siendo el mismo. Toda la actividad de la “cantidad” que ocurre por debajo de la línea no tiene ningún efecto sobre la realidad global, que abarca y contiene toda la aparente multiplicación de los elementos individuales.

Cuando tomamos cualidades contrastantes como “oscuro” y “claro”, las estamos colocando por debajo de la línea de la fracción.

Cuanto más etiquetamos a las personas para definirlas en términos de etnicidad, preferencia sexual o estilo de vida, más corremos el riesgo de perder de vista la idea esencial de que todos somos seres humanos.

Una idea que une estos opuestos, que incluye la “oscuridad” y la “luz” dentro de sí misma, no es algo que “creamos” combinando los dos conceptos. En cambio, es la realidad global la que hemos dividido en dos subconceptos. Tanto la “oscuridad” como la “luz” son la mitad de la realidad global.

La fabricación de “cantidad” va de la mano de una forma de pensar que divide la realidad clasificando y separando. Si inventamos palabras para describir cientos de “nacionalidades” humanas diferentes no estamos multiplicando nada, sino que estamos dividiendo la especie humana en cientos de grupos.

Cuanto más etiquetamos a las personas para definirlas en términos de etnia, preferencia sexual o elección de estilo de vida, más nos arriesgamos a perder de vista la idea esencial de que todos somos seres humanos.

Cuanto más consideremos a los demás seres vivos como “recursos” o “inversiones” que hay que manipular para nuestro beneficio, más perderemos de vista que somos partes de un todo orgánico gaiano.

This image has an empty alt attribute; its file name is global-division-of-labour-1.jpg
Gaia despojada y enviada

Argumentar que debemos partir del todo y no de las partes no quiere decir que las partes, como los seres humanos individuales o los animales con todas sus diferentes características y diversidades, no sean importantes. Sin embargo, para entender la parte, tenemos que verla en el contexto del todo al que pertenece. Este contexto no se refiere únicamente a su relación con el conjunto mayor (la especie, el planeta), sino con otras partes (individuos).

Un individuo que entiende que es parte de un todo, también entiende que no es menos o más importante que otras partes, que él y las otras partes son completamente dependientes entre sí para su existencia y supervivencia.

El “yo” iluminado no ve a los demás como objetos, sino como sujetos compañeros, parte del mismo sujeto mayor. El “ellos” se transforma, gracias a esta comprensión, en “tú y yo” y luego en “nosotros”.

Uno dividido por nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.