por Paul Cudenec


Lo único bueno que han tenido los últimos meses de auténtica pesadilla es que mucha gente ha tenido que reflexionar seriamente sobre su forma de ver el mundo.


No estoy exento de este fenómeno, por supuesto, y me he visto obligado por las circunstancias a realizar un serio examen de conciencia ideológico, pero me complace informar que, a medida que el 2020 se acerca a su fin, ¡sigo apegado a los mismos principios con los que comencé el año!


Sin embargo, lo que sí ha cambiado es que ahora siento la necesidad de dar ciertas explicaciones adicionales a mi punto de vista general que antes no habría considerado necesarias.


Por ejemplo, mi posición con respecto al Estado-nación. He condenado abiertamente los estados-nación y el nacionalismo en mis escritos, pero el golpe fascista mundial me ha recordado que existe una perspectiva diferente.


Es decir, que los Estados-nación verdaderamente independientes, libres de las cadenas impuestas por todas esas instituciones globalistas, desde el Banco Mundial y el FMI hasta las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, no habrían sucumbido tan mansamente al golpe de Estado capitalista global.


Puedo admitir que el resurgimiento de la soberanía nacional antiglobalista, tanto en el Sur Global como en Europa y los Estados Unidos, podría ser la mejor apuesta a corto plazo para rechazar este horrible intento de esclavizar permanentemente a la humanidad en una dictadura mundial tecno-fascista.


Sin embargo -¡y subrayo esta palabra! – es crucial recordar que los estados-nación fueron las primeras formas de autoridad centralizada impuestas a las comunidades humanas libres y que el estado-nación es la herramienta con la que la clase explotadora nos ha mantenido a raya durante mucho tiempo.


El viejo mantra de “estamos todos juntos en esto” es el lenguaje del nacionalismo, en el que el supuesto interés “nacional” común del siervo y el multimillonario, y su odio compartido a los “extranjeros”, se supone que anula cualquier sentimiento de injusticia social por parte del primero.


El Estado-nación, con su falsa “democracia”, su “autoridad legítima”, sus relatos controlados por los medios de comunicación, sus figuras públicas, sus instituciones académicas, su policía y su monopolio de la violencia, es el medio real e inmediato por el que estamos oprimidos.


El globalismo puede ser la prisión, pero el Estado-nación es tanto la celda en la que estamos encerrados como el carcelero que está fuera.


Si alguna vez queremos saborear la verdadera libertad, tendremos que descentralizar completamente el poder, a nivel comunitario.


A menos que desmantelemos el nivel nacional de la tiranía, así como el global, todo seguirá en su sitio para que vuelva a ocurrir lo mismo.


Un segundo tema que he estado contemplando ha sido el de la propiedad privada. En el pasado he criticado el sistema de la propiedad privada (en particular la propiedad de la tierra) más aún que a los individuos que poseen su propia casa o granja.


En esta sociedad, no tenemos la posibilidad de elegir si queremos participar en el sistema de propiedad privada. Si no somos propietarios, somos arrendatarios. No es mejor ser estafado por un propietario que por una sociedad de construcción. La gente se las arregla como puede.


Cuando vi por primera vez la propaganda del Foro Económico Mundial que proponía un futuro en el que “no tuviéramos nada”, se me heló la sangre por un momento. ¿Había estado promoviendo inadvertidamente su agenda a través de mis críticas a la propiedad privada?


No, porque la visión de los globalistas es, como todo lo que proponen, una mentira. Sin duda pretenden que la inmensa mayoría de los seres humanos no posean nada, pero eso es porque ellos mismos quieren poseerlo todo – ¡incluyendo a los mismos seres humanos!


Su opción de “no poseer nada” representa, de hecho, el siguiente paso en la dominación de la propiedad privada, en lugar de su reversión. Quieren consolidar el poder de su propia clase dominante ultra-ricos en la medida en que el resto de nosotros se queda sin nada en absoluto.


Es importante señalar que sólo gracias al desarrollo de la propiedad privada, tal y como la hemos conocido hasta ahora, han podido llegar a este punto.


A lo largo de muchos siglos, la clase dominante ha utilizado su propiedad para crear riqueza, ha utilizado su riqueza para adquirir propiedad y poder, ha utilizado su poder para proteger y aumentar su propiedad y riqueza.
Puede que quienes ejercen el poder nos hayan tirado algunas migajas de la mesa para mantenernos callados -convenciéndonos de que nosotros también formamos parte de su “democracia propietaria”-, pero siempre era cuestión de tiempo que intentaran dar un paso más y quedarse con todo.


Repito, si fuéramos capaces de salir del borde de este golpe totalitario global, no tendría sentido volver al status quo pre-Covid, ya que se mantendrían todas las condiciones para que la élite gobernante global intentara lo mismo de nuevo, unos años más tarde, usando un truco diferente.


Tenemos que evitar que la propiedad se utilice como una forma de poder y explotación sobre los demás y desarrollar una forma orgánica de democracia comunal y propiedad cooperativa que no pueda ser secuestrada por tiranos codiciosos.


No quiero que la tierra o las casas sean propiedad de capitalistas multimillonarios o del Estado, sino de las personas, de la forma que más les convenga, al nivel local más descentralizado posible, con un espíritu de compartir, cuidar y ayudarse mutuamente.


La tercera cuestión que quiero abordar aquí es la de las empresas. Odio el espíritu “empresarial” que se inculcó notoriamente en el Reino Unido bajo Margaret Thatcher. La codicia es buena. Cualquiera que gane dinero (a costa de otras personas) es un héroe y el resto somos unos perdedores.


Así que, fue extraño encontrarme simpatizando con la difícil situación de las pequeñas empresas ante los cierres.
Extraño, pero perfectamente explicable cuando lo analizo con más detenimiento.


Al igual que con los dos temas escabrosos anteriores, lo que estamos viendo hoy es la amplificación masiva del principio “empresarial” al que me opongo, no su negación.


Después de todo, el Gran Reajuste Fascista está siendo promovido por una organización empresarial, el Foro Económico Mundial, y todo el sesgo incorporado a las llamadas agendas de “sostenibilidad” de la UE, la ONU y demás se refiere a priorizar el crecimiento y la expansión continuos de las “partes interesadas” empresariales.


La versión del “negocio” que la mafia financiera mundial vendía a las pequeñas empresas no era más que un gesto, una zanahoria colgada delante de ellas para persuadirlas de que consintieran el maravilloso sistema capitalista y se pusieran al lado de los multimillonarios en contra de cualquier izquierdista “que odiara la libertad” y quisiera una distribución más justa de la riqueza.


Ahora, ese pequeño juego ha superado su utilidad y las personas que pensaban que estaban viviendo el sueño del libre mercado se encontrarán reunidas en los mismos campos de concentración electrónicos que el resto de nosotros, a medida que los amos de la esclavitud se mueven para tomar el control económico y social completo.

El germen de esta situación ha estado siempre presente, desde el momento en que nuestras sociedades empezaron a alejarse de los antiguos valores comunitarios y a rendir culto al dinero por encima de todo.

En palabras del sociólogo alemán Ferdinand Tönnies (1855-1936), esta fue la transición histórica de la Gemeinschaft (comunidad tradicional) a la Gesellschaft (sociedad comercial moderna).


El radical francés Georges Lapierre habla de la “cosmovisión” dominante de una sociedad basada totalmente en el dinero: “En una sociedad mercantil todos somos comerciantes, nuestras cabezas están llenas de los pensamientos de los grandes comerciantes capitalistas, todos pensamos en el dinero”.


Si hay un Gran Despertar desde el Gran Reajuste, no tiene sentido volver a caer en el pensamiento del dinero que ha corrompido progresivamente nuestro mundo durante los últimos 500 años o más.


El hecho de que las cosas estén peor ahora, con el golpe de Covid, que hace un año, o hace diez, no significa que debamos aspirar a volver a esa etapa anterior del proceso.


Sigo pensando en la historia apócrifa del hombre que cayó desde lo alto de un rascacielos y, al pasar por cada piso en el descenso, se le oyó declarar “¡hasta aquí todo bien!”.


Aunque puede que fuera mejor haber estado vivo en 1960 o 1980 o 2000 que, en 2020, rebobinar a cualquiera de esas etapas sólo nos condenaría a volver a vivir lo mismo, mientras caemos en picado hacia la calamidad actual.
En cambio, tenemos que volver al punto anterior a la caída del borde y tomar una dirección civilizatoria diferente.
Tenemos que redescubrir lo que significa ser verdaderamente humano, apreciar el valor por encima del precio, la pertenencia a la comunidad por encima del interés personal, el honor por encima de la riqueza.


Tenemos que mirar en nuestro interior y buscar y alimentar todo lo que nos hace nobles, auténticos, generosos y amables.


Debemos recordar que somos animales, que formamos parte de la naturaleza, del cosmos viviente y que el respeto por todo lo que nos rodea es esencial para nuestra felicidad y supervivencia.


Esa antigua sabiduría humana sigue ahí, aunque hace tiempo que ha sido marginada y escupida por la misma clase venal de parásitos que actualmente intenta robarnos todo y convertirnos en sus esclavos.


Nuestra tarea es encontrarla, beberla profundamente y luego compartirla como el elixir sanador de un futuro libre y natural para toda la humanidad.

Un segundo tema que he estado contemplando ha sido el de la propiedad privada. En el pasado he criticado el sistema de la propiedad privada (en particular la propiedad de la tierra) más aún que a los individuos que poseen su propia casa o granja.En esta sociedad, no tenemos la posibilidad de elegir si queremos participar en el sistema de propiedad privada. Si no somos propietarios, somos arrendatarios. No es mejor ser estafado por un propietario quepor una sociedad de construcción. La gente se las arregla como puede.Cuando vi por primera vez la propaganda del Foro Económico Mundial que proponía un futuro en el que “no tuviéramos nada”, se me heló la sangre por un momento. ¿Había estado promoviendo inadvertidamente su agenda a través de mis críticas a la propiedad privada?No, porque la visión de los globalistas es, como todo lo que proponen, una mentira. Sin duda pretendenque la inmensa mayoría de los seres humanos no posean nada, pero eso es porque ellos mismos quierenposeerlo todo – ¡incluyendo a los mismos seres humanos!Su opción de “no poseer nada” representa, de hecho, el siguiente paso en la dominación de la propiedad privada, en lugar de su reversión. Quieren consolidar el poder de su propia clase dominante ultra-ricos en la medida en que el resto de nosotros se queda sin nada en absoluto.Es importante señalar que sólo gracias al desarrollo de la propiedad privada, tal y como la hemos conocido hasta ahora, han podido llegar a este punto.A lo largo de muchos siglos, la clase dominante ha utilizado su propiedad para crear riqueza, ha utilizado su riqueza para adquirir propiedad y poder, ha utilizado su poder para proteger y aumentar su propiedad y riqueza.Puede que quienes ejercen el poder nos hayan tirado algunas migajas de la mesa para mantenernos callados -convenciéndonos de que nosotros también formamos parte de su “democracia propietaria”-, pero siempre era cuestión de tiempo que intentaran dar un paso más y quedarse con todo.Repito, si fuéramos capaces de salir del borde de este golpe totalitario global, no tendría sentido volver al status quo pre-Covid, ya que se mantendrían todas las condiciones para que la élite gobernante global intentara lo mismo de nuevo, unos años más tarde, usando un truco diferente.Tenemos que evitar que la propiedad se utilice como una forma de poder y explotación sobre los demásy desarrollar una forma orgánica de democracia comunal y propiedad cooperativa que no pueda ser secuestrada por tiranos codiciosos.No quiero que la tierra o las casas sean propiedad de capitalistas multimillonarios o del Estado, sino de las personas, de la forma que más les convenga, al nivel local más descentralizado posible, con un espíritu de compartir, cuidar y ayudarse mutuamente.La tercera cuestión que quiero abordar aquí es la de las empresas. Odio el espíritu “empresarial” que se inculcó notoriamente en el Reino Unido bajo Margaret Thatcher. La codicia es buena. Cualquiera que gane dinero (a costa de otras personas) es un héroe y el resto somos unos perdedores.Así que, fue extraño encontrarme simpatizando con la difícil situación de las pequeñas empresas ante los cierres.Extraño, pero perfectamente explicable cuando lo analizo con más detenimiento.Al igual que con los dos temas escabrosos anteriores, lo que estamos viendo hoy es la amplificación masiva del principio “empresarial” al que me opongo, no su negación.Después de todo, el Gran Reajuste Fascista está siendo promovido por una organización empresarial, elForo Económico Mundial, y todo el sesgo incorporado a las llamadas agendas de “sostenibilidad” de la UE, la ONU y demás se refiere a priorizar el crecimiento y la expansión continuos de las “partes interesadas” empresariales.La versión del “negocio” que la mafia financiera mundial vendía a las pequeñas empresas no era más que un gesto, una zanahoria colgada delante de ellas para persuadirlas de que consintieran el maravilloso sistema capitalista y se pusieran al lado de los multimillonarios en contra de cualquier izquierdista “que odiara la libertad” y quisiera una distribución más justa de la riqueza.Ahora, ese pequeño juego ha superado su utilidad y las personas que pensaban que estaban viviendo el sueño del libre mercado se encontrarán reunidas en los mismos campos de concentración electrónicos que el resto de nosotros, a medida que los amos de la esclavitud se mueven para tomar el control económico y social completo.El germen de esta situación ha estado siempre presente, desde el momento en que nuestras sociedades empezaron a alejarse de los antiguos valores comunitarios y a rendir culto al dinero por encima de todo.En palabras del sociólogo alemán Ferdinand Tönnies (1855-1936), esta fue la transición histórica de la Gemeinschaft (comunidad tradicional) a la Gesellschaft (sociedad comercial moderna).El radical francés Georges Lapierre habla de la “cosmovisión” dominante de una sociedad basada totalmente en el dinero: “En una sociedad mercantil todos somos comerciantes, nuestras cabezas están llenas de los pensamientos de los grandes comerciantes capitalistas, todos pensamos en el dinero”.Si hay un Gran Despertar desde el Gran Reajuste, no tiene sentido volver a caer en el pensamiento del dinero que ha corrompido progresivamente nuestro mundo durante los últimos 500 años o más.El hecho de que las cosas estén peor ahora, con el golpe de Covid, que hace un año, o hace diez, no significa que debamos aspirar a volver a esa etapa anterior del proceso.Sigo pensando en la historia apócrifa del hombre que cayó desde lo alto de un rascacielos y, al pasar por cada piso en el descenso, se le oyó declarar “¡hasta aquí todo bien!”.Aunque puede que fuera mejor haber estado vivo en 1960 o 1980 o 2000 que, en 2020, rebobinar a cualquiera de esas etapas sólo nos condenaría a volver a vivir lo mismo, mientras caemos en picado hacia la calamidad actual.En cambio, tenemos que volver al punto anterior a la caída del borde y tomar una dirección civilizatoriadiferente.Tenemos que redescubrir lo que significa ser verdaderamente humano, apreciar el valor por encima del precio, la pertenencia a la comunidad por encima del interés personal, el honor por encima de la riqueza.Tenemos que mirar en nuestro interior y buscar y alimentar todo lo que nos hace nobles, auténticos, generosos y amables.Debemos recordar que somos animales, que formamos parte de la naturaleza, del cosmos viviente y que el respeto por todo lo que nos rodea es esencial para nuestra felicidad y supervivencia.Esa antigua sabiduría humana sigue ahí, aunque hace tiempo que ha sido marginada y escupida por la misma clase venal de parásitos que actualmente intenta robarnos todo y convertirnos en sus esclavos.Nuestra tarea es encontrarla, beberla profundamente y luego compartirla como el elixir sanador de un futuro libre y natural para toda la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *