Por Paul Cudenec


Un extraño pensamiento se coló en mi cabeza un par de días después de terminar mi último artículo, Fascismo: Tres breves reflexiones.


Allí había explicado, una vez más, que, a pesar del nombre de su partido, los “nacionalsocialistas” de Hitler no eran realmente socialistas, sino herramientas de las grandes empresas.


La parte “socialista” de la etiqueta era sólo una forma de captar votos, en un momento de la historia en que el capitalismo estaba mal visto por la mayoría.


De repente me di cuenta de que quizá no era sólo la segunda parte de la etiqueta la que resultaba engañosa. Si los intereses financieros estadounidenses financiaron a los nazis, como demuestra Antony C. Sutton, ¿podría decirse que también eran “nacionales”?


Nos han educado para considerar el nazismo como el último recordatorio histórico de los peligros potenciales del nacionalismo, por lo que puede parecer absurdo sugerir que los nazis no eran realmente nacionalistas.
Sin embargo, la idea tiene más sentido si entendemos que el nacionalismo se basa en el engaño.

La idea de una “nación” es en sí misma una construcción, utilizada para ayudar a justificar la existencia o la posible existencia de un Estado. Esta “nación” ofrece “inclusividad”, invitando a la gente a identificarse con el Estado. El Estado ya no es considerado como “ellos”, la clase dirigente que realmente lo posee y controla, sino como “nosotros”, la nación.


El nacionalismo como ideología política es, por tanto, hasta cierto punto, la militarización de esa identificación “nacional” fabricada con la clase dominante.


Digo “hasta cierto punto” porque el nacionalismo tiene otra cara, una cara que es más fácil de ver cuando hablamos del tipo de nacionalismo que busca la independencia, en lugar del tipo dominante.


Si pensamos en los nacionalistas indios antiimperialistas que se oponen al Raj británico, o en los nacionalistas vascos que luchan contra el régimen de Franco, o en los nacionalistas argelinos que luchan por liberar a su país de la dominación francesa, vemos diferentes fuerzas en juego.


En este caso, el nacionalismo es la expresión de la necesidad de liberarse de la dominación externa. Es el deseo de autodeterminación.


Este aspecto positivo puede encontrarse en alguna parte de todas las formas de nacionalismo. Los “Brexiteers” que se oponen a la influencia de la UE, o los “patriotas estadounidenses” que denuncian la influencia de las instituciones globales, también están basando su ética política fundamental en la idea de la autodeterminación y en una cierta (aunque limitada) descentralización del poder (desde el nivel internacional hasta el nacional).
En este sentido, el “nosotros” nacional es una llamada desde abajo, una declaración de orgullosa autonomía colectiva.

Sin embargo, como se ha basado en el concepto fabricado de “nación”, en lugar de en el auténtico principio de libertad, este credo siempre se quedará con la idea de la autoridad vertical desde su plataforma elegida de “la nación”.


Cuando se trata de este nivel concreto de control, el nacionalismo abandona sus llamamientos a la autonomía para unirse a la necesidad de respetar el gobierno del Estado-nación.


Una mayor descentralización a nivel regional y comunitario, que de hecho debería ser la conclusión lógica de su ética fundacional de autodeterminación, se considera una amenaza para la unidad de la importantísima “nación”.
La gente tiene un deseo natural de pertenencia colectiva, de ser un “nosotros”, de querer proteger a su propia comunidad o tribu del peligro exterior, de querer decidir entre ellos cómo deben vivir, en lugar de ser controlados y explotados por extraños.


Pero, gracias al dispositivo de “la nación”, ese deseo es secuestrado y desviado hacia un apoyo entusiasta al Estado y a la camarilla gobernante que utiliza el Estado para proteger y expandir su propia riqueza y poder.
El amor a la propia cultura, a la tierra y al pueblo se convierte fácilmente en miedo u odio a los demás y, por tanto, la energía positiva de búsqueda de autonomía del impulso nacionalista se transforma en el combustible tóxico de las guerras (que benefician a la élite gobernante).


En consecuencia, esa energía original de afirmación de la vida queda desacreditada, retrospectivamente, por el resultado.


Tememos que cualquier conversación sobre la autodeterminación, o la independencia de los niveles internacionales de autoridad, podría ser la pendiente resbaladiza hacia la toxicidad nacionalista y la guerra.

La “lección” que aprendemos del nacionalismo es, pues, que es peligroso oponerse al poder centralizado (internacional).


La idea subyacente se ha invertido para empujar nuestro pensamiento en la dirección exactamente opuesta a la de la fuerza motriz inicial de la descentralización y la autodeterminación.


La energía vital inicial se traiciona dos veces. En primer lugar, desviándola hacia el callejón sin salida del nacionalismo. En segundo lugar, utilizando esa versión degradada para desacreditar el sano impulso original.
Aquí podemos ver cómo es posible que los nazis abracen un nacionalismo superficial mientras representan efectivamente la inversión de sus principios subyacentes, ya que fueron financiados desde el extranjero por la clase dominante internacional. El nacionalismo ya era una ideología corrupta y engañosa y los nazis simplemente añadieron una capa adicional de mentiras.


Lo mismo ocurre con el socialismo y el comunismo, de hecho. El impulso inicial de estos movimientos era liberarse de la dominación de la élite dominante. La identidad colectiva en cuestión era de clase, más que de nación, pero seguía existiendo la idea del “nosotros”, la unión y la solidaridad frente a la opresión desde arriba.
Pero, de nuevo, esta energía de afirmación de la vida fue capturada y canalizada al fusionarla con la idea de autoridad. Al igual que “la nación” se utilizó para justificar la existencia del Estado, el socialismo abrazó la necesidad de un “Estado del pueblo”.


El movimiento socialista o comunista, cuya fuerza motriz era derribar las estructuras represivas de control y explotación, se transformó en un dogma que reclama y defiende esas mismas estructuras (cuando se las etiqueta a su gusto).

Además, esta distorsión del socialismo tiene efectos secundarios similares a los del nacionalismo.
Tememos que cualquier discurso sobre “el pueblo” o “la igualdad” pueda ser la pendiente resbaladiza hacia la tiranía estatista, hacia la uniformidad regimentada impuesta desde arriba, hacia un sistema totalitario que se esconde detrás de una etiqueta política “de izquierdas”.


La “lección” que aprendemos del socialismo y del comunismo es, por tanto, que es peligroso identificar y oponerse al poder de la clase dominante adinerada en nombre del pueblo, ya que esto podría conducir a una dictadura “estalinista”.


El socialismo ha dado la vuelta para empujar nuestro pensamiento en la dirección exactamente opuesta a la de la fuerza motriz inicial de la liberación popular.


La energía vital inicial es traicionada dos veces. En primer lugar, desviándola hacia el callejón sin salida del estatismo. En segundo lugar, utilizando esa versión degradada para desacreditar el sano impulso original.
Como tercer ejemplo del mismo proceso, consideremos el movimiento político hoy conocido como “ecologismo”.


El sentimiento original detrás de éste era, obviamente, el amor a la naturaleza y el deseo de defenderla del asalto del sistema industrial. El “nosotros” en este caso no era la “nación” o el “pueblo”, sino la Tierra y todo lo que vive en ella.

Pero, una vez más, esta energía de afirmación de la vida fue capturada y canalizada fusionándola con la idea de autoridad. La rebelión ecológica se transformó en llamamientos para que el Estado asuma más poder (“¡es una emergencia!”) y para que se vierta más dinero público en los bolsillos de las élites sostenibles y sus falsas “soluciones” (industriales).


Esta distorsión del ecologismo tiene efectos secundarios similares a los del nacionalismo y el socialismo.
La gente equipara cada vez más el término con el control central del Estado y las empresas, con una perspectiva farisaica e hipócrita, que impone la culpa de la contaminación industrial a la gente de a pie y manipula la crisis medioambiental para explotarla y restringirla.


La “lección” que aprendemos del ecologismo es, por tanto, que nos mienten por motivos ocultos y que cualquiera que exprese opiniones “verdes” es, con toda probabilidad, un farsante, un enemigo del pueblo llano y un representante de la élite del poder. Desde esta perspectiva, la libertad está ligada al derecho a seguir comprando, conduciendo coches, tomando vuelos de bajo coste, etc.


De este modo, el ecologismo ha dado un giro para empujar el pensamiento de mucha gente exactamente en la dirección opuesta a la del motor inicial de oposición al industrialismo.


La energía vital inicial se traiciona dos veces. En primer lugar, al desviarla hacia el callejón sin salida del lavado verde corporativo. En segundo lugar, al utilizar esa versión degradada para desacreditar el impulso saludable original.


Although I have recently been focusing on the fascist character of contemporary society, particularly obvious since March 2020, there are clearly deeper elements at play here.

El fascismo, al igual que el socialismo de estado y el pseudoambientalismo, es sólo una manifestación de algo más, algo desagradable que se esconde bajo la superficie de nuestra realidad y terminología política habitual.
Hay una fuerza subyacente, que creó y mantiene el corrupto sistema contemporáneo.


Este “algo” podría describirse como el poder, o la sed de poder.


Es el impulso sádico de dominar, el impulso codicioso y egoísta de poseer, consumir y engordar a costa de los demás, el cruel deleite de reírse en la cara de sus víctimas.


Es un veneno en el cuerpo humano, que se ha extendido tanto que corre el riesgo de matarnos a todos.


Rezuma pura malignidad, se deleita con la guerra, la fealdad y la destrucción.


Es la contradicción de la fuerza vital, un culto a la esterilidad, al artificio y a la muerte.


Este “algo” roba nuestros deseos más profundos, como hemos visto, y los convierte en armas para su propia defensa.


Sus mentiras forman un laberinto de espejos engañosos, que tenemos que romper si queremos recuperar todo lo que nos hace libres, felices y completos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *