El mundo se ha vuelto loco de nuevo,
Y mientras el abismo entre lo imaginable
y lo que se puede decir es cada vez mayor
Me pregunto qué deparará el futuro
a aquellos que siguen nuestros pasos.


Una luna roja se levanta sobre nosotros
Pero su nombre nunca debe ser pronunciado
Debemos ignorar obedientemente
a los dioses de antaño.


Ya no necesitamos esa superstición
Nos estamos volviendo omnipotentes
Pronto seremos inmortales


¿A quién le importa la Luna?
¿Quién dice que ella es una Diosa?
Está claro que ella no existe.


Los científicos del gobierno han demostrado claramente
Que su supuesta eminencia
No existe, e independientemente de lo que sea
con toda seguridad no es una Luna


Porque no hay luna
Ni tenemos necesidad de una


Así que quédate dentro
Y mantén tus ojos en la pantalla
Y aléjate del cielo.


Sabemos que nos están mintiendo


Sabemos que nos están tapando los ojos


¿Pero qué pasa con los que seguirán nuestros pasos?

¿Lo sabrán?

¿Sentirán en sus espíritus que algo está mal?

¿Que algo falta?

¿Que algo ha desaparecido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *