Escrito en marzo de 2020.

La situación cambia con rapidez. Al igual que todos los demás, la sigo con atención y comparto las actualizaciones, veo cómo nuestras vidas cambian de un día para otro, me sumerjo en la incertidumbre. Se percibe la sensación de que sólo hay una crisis cuyos hechos son objetivos, que permiten un único camino, uno que implica separación, encierro, obediencia, control. El Estado y sus subalternos son los únicos cuya actuación es legítima, y la narrativa de los medios de comunicación dominantes, con su generación de miedo masivo, bloquea nuestra capacidad de acción independiente.

Algunos anarquistas señalan que hay dos crisis que se desarrollan en paralelo — una es una pandemia que se extiende con rapidez causando graves daños e incluso la muerte a miles de personas. La otra es una estrategia de gestión de crisis impuesta por el Estado. El Estado afirma que actúa en interés de la salud de todos — quiere que veamos su respuesta como algo objetivo e inevitable.


Pero su gestión de la crisis también nos permite ver cómo serán las condiciones cuando la crisis se resuelva, permitiéndole elegir a ganadores y perdedores según líneas predecibles. Reconocer la desigualdad que se ha introducido con estas medidas supuestamente neutrales significa reconocer que se está pidiendo a ciertas personas que paguen un costo mucho mayor que a otras por lo que los poderosos reclaman como un bien colectivo. Deseo recuperar algo de autonomía y libertad de acción en este momento, y para ello debemos liberarnos de la narrativa que se nos da.


Cuando permitimos que el Estado controle la narrativa, las preguntas que se hacen en este momento, también les permitimos controlar las respuestas. Si queremos un resultado diferente al que los poderosos están preparando, tenemos que hacernos una pregunta distinta.


Desconfiamos de la narrativa dominante en muchas cosas, y solemos ser conscientes de la capacidad de los poderosos para dar forma a la narrativa para que las acciones que quieren tomar parezcan inevitables. Aquí en Canadá, la exageración y las mentiras sobre los impactos de los bloqueos ferroviarios de #shutdowncanada fue una jugada deliberada para sentar las bases de una violenta vuelta a la normalidad. Entendemos los beneficios de un protocolo de control de infecciones y al mismo tiempo podemos ser críticos sobre las formas en que el Estado utiliza este momento para su propio beneficio. Incluso si evaluamos la situación y aceptamos ciertas recomendaciones que el Estado está impulsando, no tenemos que adoptar el proyecto del Estado como propio. Hay una gran diferencia entre seguir órdenes y pensar de forma independiente para llegar a conclusiones semejantes.


Cuando ponemos en marcha nuestro propio proyecto, es más sencillo hacer una evaluación independiente de la situación, analizando nosotros mismos el flujo de información y las recomendaciones y preguntándonos qué es lo que realmente conviene a nuestros objetivos y prioridades. Por ejemplo, renunciar a nuestra capacidad de manifestarnos mientras tenemos que ir a trabajar a comercios parece una mala decisión para cualquier proyecto liberador. O reconocer la necesidad de una huelga de alquileres mientras se teme cualquier forma de comunicación con nuestros vecinos.


Renunciar a la lucha mientras se sigue acomodando la economía, nos aleja de nuestra intención de abordar nuestros propios objetivos, y se desprende del objetivo del Estado de gestionar la crisis para limitar los daños económicos y evitar los desafíos a su legitimidad. No es que el Estado se proponga sofocar la disidencia, eso es sólo una consecuencia. Pero si tenemos un punto de partida diferente —construir la autonomía en lugar de proteger la economía — quizás alcancemos diferentes equilibrios sobre lo que es apropiado.


Para mí, un punto de partida en mi proyecto como anarquista es crear las condiciones para una vida libre y con significado, no sólo que sea lo más larga posible. Deseo oír consejos inteligentes sin ceder mi autonomía, y quiero respetar la autonomía del otro — más que un código moral que hacer cumplir, nuestras medidas contra el virus deberían basarse en acuerdos y límites, como cualquier otra práctica de consentimiento. Nos comunicamos sobre las medidas que elegimos, llegamos a acuerdos y, cuando no es posible llegar a acuerdos, establecemos límites que se puedan aplicar por sí mismos sin depender de la coacción. Observamos cómo el acceso a la atención médica, la clase social, la raza, el género, la geografía y, por supuesto, la salud, afectan el impacto tanto del virus como la respuesta del Estado, y tratamos de ver esto como una base para expresar nuestra solidaridad.
Una parte importante de la narrativa del Estado es la unidad — la idea de que tenemos que unirnos como sociedad en torno a un bien singular que es para todos. A la gente le gusta sentirse parte de un gran esfuerzo de grupo y tener la sensación de contribuir con sus propias pequeñas acciones — el mismo tipo de fenómenos que hacen posibles los movimientos sociales rebeldes también permiten estos momentos de obediencia masiva. Podemos rechazarla siendo conscientes de que los intereses de los ricos y poderosos son fundamentalmente contrarios a los nuestros. Incluso en una situación en la que ellos también podrían enfermar o morir (a diferencia de la crisis de los opioides o la epidemia de sida que la precedió), es poco probable que su respuesta a la crisis satisfaga nuestras necesidades e incluso puede intensificar la explotación.


El supuesto protagonista de la mayoría de medidas, como el autoaislamiento y el distanciamiento social, es la clase media — imaginen a una persona cuyo trabajo puede realizarse fácilmente desde casa o que tiene acceso a vacaciones pagadas o días de enfermedad (o, en el peor de los casos, ahorros), una persona con una casa espaciosa, un vehículo personal, sin muchas relaciones íntimas y cercanas, con dinero para gastar en el cuidado de los niños y en actividades de ocio. A todo el mundo se le pide que acepte un nivel de incomodidad, pero éste aumenta cuanto más lejos están nuestras vidas de parecerse a ese ideal no declarado y agrava el riesgo desigual de las peores consecuencias del virus. Una de las respuestas a esta desigualdad ha sido apelar al Estado para que realice formas de redistribución, ampliando las prestaciones del seguro de empleo o concediendo préstamos o aplazamientos de pago. Muchas de estas medidas lo que generan son nuevas formas de endeudamiento para las personas necesitadas, lo que nos recuerda el colapso financiero de 2008, en el que todo el mundo compartió la absorción de las pérdidas de los ricos, mientras que los pobres fueron dejados de lado.
No tengo interés alguno en ser un defensor de lo que debe hacer el Estado y, desde luego, no creo que esto sea un punto de inflexión para la adopción de medidas más socialistas. La cuestión central para mí es si queremos o no que el Estado tenga la capacidad de cerrar todo, independientemente de lo que pensemos sobre las justificaciones que aduce para hacerlo.


Los bloqueos de #shutdowncanada fueron considerados inaceptables, aunque apenas fueron una fracción de las medidas disruptivas que el estado liberó una semana después, dejando claro que no es el nivel de disrupción lo que era inaceptable, sino quién es un actor legítimo. De la misma manera, el gobierno de Ontario insistió sin cesar sobre la inaceptable carga que los profesores en huelga estaban imponiendo a las familias con sus pocos días de acción, justo antes de cerrar las escuelas durante tres semanas; de nuevo, el problema es que eran trabajadores y no un gobierno o un jefe. El cierre de las fronteras a las personas, pero no a las mercancías, acentúa el proyecto nacionalista que se encuentra en marcha en todo el mundo, y la naturaleza económica de estas medidas aparentemente morales se hará más evidente una vez que el virus llegue a su punto máximo y los llamados sean a “ir de compras, por la economía”.


El Estado está legitimando sus acciones al decir que simplemente están siguiendo las recomendaciones de los expertos, y de acuerdo a esto, muchos izquierdistas están pidiendo que se ubique a los expertos directamente en el control de la respuesta al virus. Ambos abogan por la tecnocracia, gobernada por expertos. Esto se ha observado en algunas partes de Europa, donde se nombran expertos económicos al frente de los gobiernos para aplicar medidas de austeridad “neutrales” y “objetivas”. Los llamamientos a renunciar a nuestra propia autonomía y a confiar en los expertos ya son comunes en la izquierda, particularmente en el movimiento del cambio climático, y extenderlo a la crisis del virus es un pequeño paso.


No es que no desee oír a los expertos o que no quiera que haya personas con grandes conocimientos en campos específicos, lo que sucede es que la forma como se enmarcan los problemas ya anticipa su solución. La respuesta al virus en China nos da una idea de lo que son capaces de hacer la tecnocracia y el autoritarismo. El virus se detiene, y los puestos de control, los cierres, la tecnología de reconocimiento facial y la mano de obra movilizada pueden dirigirse a otros propósitos. Si no desea esta respuesta, será mejor que haga otra pregunta.


Gran parte de la vida social ya había sido atrapada por las pantallas y esta crisis lo está empeorando: ¿cómo combatimos la alienación en este momento? ¿Cómo enfrentamos el pánico masivo que promueven los medios de comunicación, y la ansiedad y el aislamiento que ello conlleva?


¿Cómo recuperamos la capacidad de acción? La ayuda mutua y los proyectos sanitarios autónomos suponen una idea, pero ¿hay maneras de pasar a la ofensiva? ¿Podemos debilitar la capacidad de los poderosos para decidir qué vidas merecen ser preservadas? ¿Podemos ir más allá del apoyo y cuestionar las relaciones de propiedad? ¿Cómo podremos avanzar hacia los saqueos y las expropiaciones, o forzar a los jefes en lugar de suplicarles que no nos despidan por estar enfermos?


¿Cómo nos preparamos para evitar los toques de queda o las restricciones de viaje, incluso para cruzar las fronteras cerradas, si lo consideramos oportuno? Esto implicará, sin duda, establecer nuestras propias normas de seguridad y lo que necesitamos y no sólo aceptar las directrices del Estado.


¿Cómo fomentamos otros compromisos anarquistas? En concreto, nuestra hostilidad a la prisión en todas sus formas parece muy relevante aquí. ¿Cómo nos enfocamos y apuntamos a la prisión en este momento? ¿Qué pasa con las fronteras? Y en caso de que la policía intervenga para hacer cumplir las diferentes medidas estatales, ¿cómo las deslegitimamos y limitamos su poder?


¿Cómo podemos abordar la manera en que el poder se está concentrando y reestructurando a nuestro alrededor? ¿Qué intereses esperan “ganar” con el virus y cómo los debilitamos? ¿Qué infraestructura de control se está poniendo en marcha? ¿Quiénes son los que se lucran y cómo podemos perjudicarlos? ¿Cómo nos preparamos para lo que viene y planificamos el abanico de posibilidades que puede existir entre lo peor del virus y la vuelta a la normalidad económica?


Desarrollar nuestra propia visión de la situación, junto con nuestros propios objetivos y prácticas, no es un trabajo sencillo. Se requerirá el intercambio de textos, los experimentos en acción y la comunicación de los resultados. Será necesario ampliar nuestro sentido de dentro-fuera para incluir a suficientes personas para poder organizarse. Implicará seguir movilizándose en el espacio público y negarse a recluirse en el espacio online. Las medidas para hacer frente al virus, el profundo miedo y la presión para conformarse que provienen de muchos que normalmente serían nuestros aliados hace que incluso encontrar un espacio para discutir las crisis en términos diferentes sea todo un reto. Pero si verdaderamente deseamos desafiar la capacidad de los poderosos para moldear la respuesta al virus a sus propios intereses, tenemos que empezar por recuperar la habilidad para hacer nuestras propias preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *