Un mundo industrial totalitario de pesadilla en el que todo lo que vive está siendo envenenado hasta la muerte y en el que las personas deshumanizadas están sometidas a un control físico y psicológico de amplio espectro por parte de amos esclavistas a los que nunca se atreven a cuestionar.

Así que, aquí es donde el mundo moderno y su culto auto-mitologizado del “progreso” nos estaba llevando… ¿Quién lo hubiera pensado, eh?

Las advertencias han estado ahí, por supuesto, ya sea por parte de escritores y cineastas de ciencia ficción (¡Viven!, Terminator, Equals…) de músicos o de las decenas de pensadores que aparecen en esta web.

Nos advirtieron en qué acabaría esto si no hacíamos algo pero despreciamos colectivamente sus consejos y aquí estamos al borde de una distopía a largo plazo y probablemente fatal.

La cuestión importante ahora es cómo vamos a salir de este campo de concentración global de alta tecnología.

Parte de la respuesta es que tenemos que mantener viva y difundir lo más ampliamente posible una visión de cómo podría ser el mundo de otra manera de vivir que es totalmente diferente del infierno estéril y robótico que actualmente nos espera a nosotros y a los que vendrán después.

Forma parte de la propaganda de la élite gobernante insistir en que su futuro es el único que no existe ninguna otra posibilidad.

Siempre están dispuestos a descartar la idea de una sociedad diferente como totalmente fantasiosa, vacía o incluso positivamente peligrosa, sacándonos de la felicidad protectora de la prisión que han construido a nuestro alrededor.

Esta mentira se refuerza en las mentes de la gente por la forma en que el otro mundo posible está cada vez más alejado de la realidad contemporánea.

Es difícil imaginar una transición desde donde estamos hoy (y mucho menos hacia dónde nos dirigimos) hacia donde muchos de nosotros quisiéramos estar.

Es especialmente difícil e incluso imposible si se acepta la confusión deliberada por parte de la élite gobernante del paso del tiempo con el fortalecimiento de su sistema de beneficios industriales.

Si se considera que “el futuro” es necesariamente una prolongación del camino que nos ha llevado del pasado al presente, su versión parece inevitable. Por lo tanto, es crucial liberarse de esta idea de una especie de vector predestinado que nos lleva hacia un destino hiperindustrial.

El desarrollo capitalista industrial nunca fue la única forma posible que la sociedad humana podría haber adoptado en los últimos siglos. La forma que ha tomado nuestro presente no se debe al paso del tiempo sino a procesos y acciones muy concretas que se han producido.

Si queremos volver a conectar con el “otro mundo” en nuestros corazones y entender por qué parece tan inalcanzable, haríamos bien en mirar hacia atrás y ver cómo aterrizamos en el desastroso camino de la tiranía industrializada.

Un período clave para analizar es la Edad Media, cuando el capitalismo comenzó a apoderarse de nuestras vidas.

Silvia Federici hace algunas observaciones muy interesantes sobre este periodo en su libro Calibán y la bruja. (1)

Rechaza la idea convencional de que la “transición al capitalismo” se produjo como una especie de evolución social natural.

En cambio señala que el poder de la élite gobernante se vio amenazado por la creciente confianza del 99% que se rebelaba cada vez más contra la autoridad y la servidumbre.

Al dejar atrás la esclavitud absoluta del Imperio Romano, estos rebeldes medievales veían por delante un futuro mejor basado en la justicia social, la libertad y la autonomía local.

Estaban en el camino que lleva hacia la luz, hacia un auténtico progreso social en lugar del falso “progreso” de la sofisticación y la profusión tecnológica.

Pero esto no fue bien recibido por la clase dirigente que temía perder para siempre su poder y sus privilegios.

Por lo tanto, en lugar de escapar de la esclavitud hacia la libertad, nuestros antepasados se vieron envueltos en una Gran Batalla por el Futuro con las oscuras fuerzas de la tiranía.

Esta batalla se libró durante siglos en toda Europa y en las partes del mundo colonizadas y ocupadas por el sistema dominante.

En Inglaterra, el levantamiento más famoso fue la revuelta de los campesinos de 1381, durante la cual el predicador radical John Ball dijo a sus contemporáneos que había llegado el momento en que podrían “deshacerse del yugo que han soportado durante tanto tiempo y ganar la libertad que siempre han anhelado”. (2)

Pero hubo muchas otras como la Rebelión de Kett de 1549, en la que los rebeldes tomaron el control de Norwich, entonces la segunda ciudad más grande del país.

Los radicales del siglo XVII de la Revolución Inglesa como Gerrard Winstanley, representan quizás el último florecimiento de esta ola de revueltas.

La Gran Batalla por el Futuro fue aún más feroz en la Europa continental. Como señala Federici, las revueltas de los cátaros en Francia y de los anabautistas en Alemania no se referían únicamente a agravios locales aislados, sino que representaban un desafío ideológico y metafísico al mundo de la autoridad, el poder y la propiedad. (3)

Federici sostiene que el capitalismo fue, de hecho, la reacción de la élite gobernante contra su potencial pérdida de control.

Escribe: “El capitalismo fue la contrarrevolución que destruyó las posibilidades que habían surgido de la lucha antifeudal, posibilidades que, de haberse realizado podrían habernos evitado la inmensa destrucción de vidas y del entorno natural que ha marcado el avance de las relaciones capitalistas en todo el mundo. Hay que insistir en esto ya que la creencia de que el capitalismo ‘evolucionó’ a partir del feudalismo y representa una forma superior de vida social que aún no se ha disipado”. (4)

La clase dominante siempre utilizará la violencia extrema para proteger su poder y riqueza

Hay un extraño eco aquí con el siglo XX cuando el fascismo surgió en un momento en que la élite gobernante (a estas alturas firmemente capitalista) se enfrentó de nuevo a la amenaza de la insurrección popular.

El paralelismo se extiende incluso a la forma en que la burguesía medieval a menudo representada como líder del ataque radical contra el poder feudal, buscó una causa común con sus supuestos enemigos de la nobleza para acabar con la revuelta popular.

Esta misma burguesía que en el siglo XX gustaba de considerarse “liberal”, también se alegraba de que la bota del fascismo mantuviera a la muchedumbre en su sitio.

El capitalismo -la nueva forma adoptada por la malévola dominación de la clase dominante- subyugó a nuestros antepasados cortándoles sus fuentes de subsistencia y autonomía.

La tierra común fue confiscada, cercada, haciendo imposible la autosuficiencia. Los alimentos ya no se podían recoger o cazar libremente, en los ríos ya no se podían pescar, la madera para el combustible ya no se podía tomar en los bosques privatizados.

La gente se vio obligada a entrar en el sistema monetario a ganar un “salario” sólo para vivir, a entrar en fábricas y asilos a depender del sistema capitalista.

Federici describe la época como una “implacable lucha de clases” en la que “la aldea medieval era el teatro de la guerra diaria”. (5)

“En todas partes las masas populares se resistieron a la destrucción de sus antiguas formas de existencia luchando contra la privatización de la tierra, la abolición de los derechos consuetudinarios, la imposición de nuevos impuestos, la dependencia de los salarios y la presencia continua de los ejércitos en sus barrios que era tan odiada que la gente se apresuró a cerrar las puertas de sus pueblos para impedir que los soldados se instalaran entre ellos”. (6)

Para imponer la Nueva Normalidad del capitalismo al pueblo que no quería, la élite del poder utilizó lo que Federici denomina “encierro social”, (7) un precursor del actual “distanciamiento social”.

Escribe: “En busca de la disciplina social, se lanzó un ataque contra todas las formas de socialidad y sexualidad colectivas, incluidos los deportes, los juegos, los bailes, los velorios de cerveza, los festivales y otros rituales de grupo que habían sido una fuente de unión y solidaridad entre los trabajadores”. (8)

“Se cerraron las tabernas y los baños públicos. La desnudez fue penalizada, así como muchas otras formas “improductivas” de sexualidad y socialidad. Estaba prohibido beber, jurar y maldecir”. (9)

En otro sorprendente paralelismo con la década de 2020 (y de hecho con la de 1920/1930), la élite rica intentó crear “un nuevo tipo de individuo” (10), un tipo servil, maleable y por tanto: rentable.

Para ello se propuso separarnos de nuestros cuerpos y de nuestro propio sentido de lo que somos.

“Según Max Weber, la reforma del cuerpo está en el centro de la ética burguesa porque el capitalismo hace de la adquisición ‘el fin último de la vida’, en lugar de tratarla como un medio para la satisfacción de nuestras necesidades; así exige que renunciemos a todo disfrute espontáneo de la vida. El capitalismo también intenta superar nuestro ‘estado natural’ rompiendo las barreras de la naturaleza y alargando la jornada laboral más allá de los límites establecidos por el sol, los ciclos estacionales y el propio cuerpo tal y como estaba constituido en la sociedad preindustrial”. (11)

La cohesión comunitaria tradicionalmente tejida por y entre las mujeres fue el objetivo específico de la clase dominante en sus esfuerzos por desempoderar y esclavizar a la gente común, dice Federici.

Esto adoptó la forma del famoso alarmismo sobre las “brujas” que tuvo como resultado el asesinato de un número incalculable de mujeres inocentes: “La caza de brujas destruyó todo un mundo de prácticas femeninas, relaciones colectivas y sistemas de conocimiento que habían sido la base del poder de las mujeres en la Europa precapitalista y la condición para su resistencia en la lucha contra el feudalismo”. (12)

Y añade: “La caza de brujas profundizó las divisiones entre mujeres y hombres, enseñando a los hombres a temer el poder de las mujeres y destruyó un universo de prácticas, creencias y sujetos sociales cuya existencia era incompatible con la disciplina laboral capitalista”. (13)

La caza de brujas se inscribe pues, en la guerra filosófica general que el capitalismo industrial libra contra cualquier forma de pensamiento que no sea aplanada y reducida al nivel lamentable de su propio dogma esclavista, limitado, estéril y odioso para la vida.

Explica Federici: “Así hay que leer el ataque contra la brujería y contra esa visión mágica del mundo que a pesar de los esfuerzos de la Iglesia, había seguido prevaleciendo a nivel popular durante toda la Edad Media. En la base de la magia estaba una concepción animista de la naturaleza que no admitía ninguna separación entre materia y espíritu y que imaginaba así el cosmos como un organismo vivo poblado de fuerzas ocultas donde cada elemento estaba en relación “simpática” con el resto”. (14)

La principal herramienta utilizada por la minoría ultra rica para oprimir a la mayoría fue por supuesto, el Estado.

Lejos de representar algún tipo de interés colectivo benigno como algunos se empeñan absurdamente en mantener, el Estado moderno surgió en el siglo XIV “como la única agencia capaz de enfrentarse a una clase trabajadora regionalmente unificada, armada y que ya no se limitaba en sus demandas a la economía política del señorío”. (15)

Ya sea alegando que combatía la “herejía”, la “brujería” o el desorden, la élite gobernante desplegó toda la violencia y la propaganda de sus inquisiciones, guerras y leyes para doblegar a la población. Y como todos sabemos a nuestra costa, ganó esa Gran Batalla por el Futuro.

Pero como su avaricia sociopática no tiene fin porque su “crecimiento” se basa en el beneficio cada vez mayor de los ultra-ricos, no puede dejar de hundirnos cada vez más en el polvo industrial tóxico de su control total.

Hoy hemos llegado a otro momento clave de la historia en el que la élite gobernante -con el débil pretexto de combatir un virus de la gripe- espera devolvernos esencialmente a la condición de esclavos de la que escapamos hace mil años.

Toda su pretensión liberal de “democracia” se está yendo por la ventana a medida que la brutal realidad del poder de las élites se hace evidente para aquellos que tienen ojos para ver.

Habrá resistencia, puedes estar seguro de ello, incluso si la desactivación anticipada de ciertas fuentes potenciales de disidencia significa que puede llevar un tiempo para que los rebeldes se reagrupen y encuentren su voz común.

Los que resistan se embarcarán en otra Gran Batalla por el Futuro.

Lucharemos por el mismo mundo de libertad, humanidad y cercanía a la naturaleza que inspiró a nuestros antepasados hace cientos de años.

Además, la conciencia de este contexto histórico será clave para la forma de resistir.

Nunca podremos volver al pasado pero podemos remitirnos a él y tomar nuestro sentido de la dirección de él.

Está claro que nuestra derrota en la última Gran Batalla por el Futuro (y en muchas de las luchas posteriores) nos llevó por el camino equivocado alejándonos del futuro brillante con el que soñábamos y adentrándonos cada vez más en la oscuridad de la esclavitud.

No podremos alcanzar nuestro futuro perdido si continuamos por este camino, ya que sólo puede llevarnos cada vez más lejos de nuestro destino deseado.

La clave es que el industrialismo incluyendo toda su tecnología e infraestructura, no es más que un aspecto del capitalismo de la esclavitud que se nos impuso hace cientos de años cuando parecíamos dispuestos a liberarnos de la dominación de la élite dominante.

El industrialismo no es neutral. No es algo a lo que se pueda dar la vuelta y utilizar para nuestro bien. Es la prisión en la que estamos encerrados.

Es de esperar que la tiranía tecnológica newnormalista que se está desatando en la actualidad haga que esta verdad incómoda sea más evidente y se comprenda más ampliamente.

Sin embargo, el problema de fondo no radica en los excesos del industrialismo sino en su propia esencia y razón de ser como medio de control y explotación.

No encontraremos el futuro mejor con el que soñamos en un mundo todavía contaminado por fábricas, aeropuertos, autopistas, oleoductos, pilones, refinerías y centrales eléctricas.

La felicidad y la autorrealización de la humanidad a largo plazo no llegarán a través de las conexiones a Internet, las redes telefónicas y el suministro eléctrico sino de su ausencia.

Tenemos que destruir toda la maquinaria industrial capitalista al mismo tiempo que nos sacudimos esta última muesca de represión de lo contrario todo volverá a suceder y nunca seremos libres.

Nuestra victoria en esta Gran Batalla por el Futuro del siglo XXI tiene que ser definitiva y concluyente.

1. Silvia Federici, Caliban y la Bruja (Brooklyn: Autonomedia, 2004).
2. Peter Marshall, Demanding the Impossible: A History of Anarchism (London: Fontana, 1993), p. 91.
3. See also Paul Cudenec, The Stifled Soul of Humankind (Sussex, Winter Oak Press, 2014).
4. Federici, pp. 21-22
5. Federici, p. 26.
6. Federici, p. 82.
7. Federici, p. 84.
8. Federici, p. 83.
9. Federici, p. 137.
10. Federici, p. 135.
11. Ibid
12. Federici, p. 103.
13. Federici, p. 165.
14. Federici, pp. 141-42.
15. Federici, p. 84.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *